El hombre estaba unilatex

Texto completo Introducción Aceptando el enfoque del pensador Edgar Morín, es claro que somos el producto de tres trilogías: especie, sociedad e individuo; cerebro, mente cultura y neocortex, mesoencéfalo y paleoencéfalo. La fase de excitación puede ser psicológica o desencadenarse por la estimulación física de las zonas erógenas. Durante el orgasmo se aumentan los valores séricos de epinefrina, norepinefrina, prolactina y testosterona. En la mujer la liberación mayor de oxitocina causa contracciones uterinas. Cuando una mujer tiene un orgasmo verdadero no fingido su recto palpita a un ritmo de entre 8 y 13 hercios ciclos por segundo.

Navegación

Dos conceptos antinómicos 1Reunir las palabras lascivia y santidad bien puede aparecer bastante sorprendente ya que cubren realidades a priori irreconciliables. En busca de la santidad el hombre es invitado a deshacerse de sus pasiones que limitan su libertad hasta transfigurarse y llegar a ser una imagen de Deidad. No se trata de despreciar la vida humana sino de renunciar a los placeres de la vida, y eso por amor a Cristo. Los dos renunciaron totalmente a las tesoro y a los placeres de la carne.

Numéros en texte intégral

Por Psic. Cabría preguntarse por qué. Ello se debe a que somos animales reprimidos. Es decir, nuestros instintos primarios buscan manifestarse y satisfacerse pero feed un freno a ello en lo que el propio Hombre construye, que es la Cultura. Así, en un extremo permanecen los instintos de conservación, agresividad, y sexual en tanto en el otro se halla aquello que nos permite convivir unos con otros, pero que reglamenta nuestras vidas. Que no hay un límite preciso entre el erotismo y la pornografía. Somos seres sexuados y sexuales desde que nacemos hasta que morimos.

Repertorio de Medicina y Cirugía

Castidad[ editar ] Partiendo de una advertencia teológica sobre la creación, la Basílica católica considera que el hombre ha sido invitado a vivir de la plenitud de la vida divina que consiste en el amor y perfecta comunión. De ahí que la accésit propia del hombre ante la sexualidad sea la castidad que es una virtud y al mismo tiempo un don, una gracia: La castidad significa la integración lograda de la sexualidad en la persona, y por ello en la unidad interior del macho en su ser corporal y abstracto. Así, el aprendizaje del dominio de sí es el mejor modo para vivir la castidad tomando en cuenta que por propia dignidad el macho no puede actuar simplemente movido por una pulsión interna o por una coacción. La castidad se debe ejercer toda la vida y requiere singular atención en algunos períodos de ella. La castidad se expresa en la amistad. El placer sexual se desordena moralmente cuando se busca por sí mismo, aislado de sus propósitos procreativo y unitivo. Tradicionalmente, la lujuria es uno de los siete pecados capitales.

0 comentario

Remitir un comentario